Categories
#Opinión #VocesCiudadanas

Con fracking no hay futuro.

“Presidente: Dígale #NoMás al #Fracking”.

Por: Tatiana García Osorio*

Ciudadanos preocupados por el medio ambiente, ecologistas, grupos ambientalistas y líderes ambientales han tomado la decisión de unirse al Paro Nacional. Esto, con el propósito de hacer escuchar sus voces y plantear sus posturas en torno a la crisis y depredación de nuestros ecosistemas, que no solo aqueja a nuestro país sino al mundo entero.

Mientras el mundo avanza hacia la prohibición de métodos de extracción de gas y petróleo como el fracking, el gobierno actual incumple su promesa de campaña y promueve estos proyectos que contaminan los afluentes acuíferos, poniendo en riesgo nuestra biodiversidad, la vida y la salud de las comunidades aledañas a zonas de explotación, pero sobre todo acelera la crisis climática en nuestro país poniendo en duda la sostenibilidad y el futuro de todos los colombianos.

Un ejemplo de la negligencia del Gobierno ante esta problemática es el desacato presentado por la Corporación Podion por el incumplimiento de este gobierno a la medida cautelar proferida por el Consejo de Estado de suspender el marco normativo que permitía la exploración y explotación de hidrocarburos en yacimientos no convencionales, la cual quedó estipulada el 8 de noviembre de 2018. 

La Corporación Podion y la Alianza Colombia Libre de Fracking fueron los encargados de presentar este caso, al considerar que estaban siendo vulneradas dichas normas por parte de la multinacional Drummond que, según el escrito presentado, en la actualidad se encuentra explotando 15 pozos de gas en mantos de carbón, de hasta los 914 metros de profundidad, en su proyecto entre los municipios de Chiriguaná y La Jagua (Cesar), utilizando, para tal fin, un tipo de yacimiento no convencional reglamentado por el Decreto 3004 de 2013, que hace parte de la normatividad suspendida por el Consejo.

“Con la medida cautelar, el Gobierno debió suspender no solo el trámite de licencias, sino también todos los contratos suscritos para yacimientos no convencionales y las licencias otorgadas a la Drummond para explotar gas asociado a mantos de carbón en el departamento del Cesar”, aseguró Luis Enrique Orduz Valencia, coordinador del programa socioambiental de la Corporación Podion e integrante de la Alianza Colombia Libre de Fracking. 

“No entendemos cómo la Autoridad nacional de licencias ambientales (ANLA), la agencia nacional de hidrocarburos (ANH) y el Ministerio de Minas y de Ambiente otorgó en 2015 licencias para la fase de explotación de yacimientos no convencionales a esa empresa, cuando a hoy no existe normatividad que permita evaluar este tipo de licencias”, señaló David Uribe, abogado de la Corporación Podion e integrante de la Alianza. Desacatando así la decisión proferida por el Alto Tribunal y permitiendo que los proyectos de Drummond sigan avanzando sin contar con el marco normativo que permita estas operaciones.

Desinterés por el Medio Ambiente.

Es claro el poco interés del gobierno en desarrollar una política pública donde se afronte de manera estructural la crisis ambiental actual, que podría empeorar si no se toman medidas definitivas, que protejan nuestra biodiversidad y que permitan que desaparezca la permisividad actual del gobierno con la explotación por parte de las multinacionales. Los colombianos están pidiendo que el gobierno se apersone de esta situación y nombre personas que realmente cumplan el perfil para afrontar este problema.

Esto no es un señalamiento sino un llamado al diálogo. A que el Gobierno escuche el eco de un grito ahogado que nos hace nuestra madre tierra, que cada vez presenta síntomas más graves del daño que le hemos generado. Es hora de ser sensatos, no habrá desarrollo ni futuro si no aseguramos la sostenibilidad y continuidad de nuestros ecosistemas, que son los pilares de la vida.

Presidente: no pierda la oportunidad de cumplirle a Colombia, es cierto que requerimos empleo, pero la demanda más urgente es resolver el desempleo juvenil, pero no es precisamente este sector de hidrocarburos promovido por las multinacionales el que va a cerrar esta brecha. Dígale NO MÁS al fracking. No más a la priorización de los intereses industriales, no más a la pérdida de ecosistemas, no más a la contaminación de nuestras fuentes hídricas, no más deforestación, no más al saqueo de los océanos, no más mala gestión de riesgo. 

El fracking implica un alto riesgo de contaminación a nuestras fuentes acuíferas, posibles sismos y desaparición de nuestras especies, es hora de una reformulación en cuanto a licencias, compromiso y aplicación de marco legal, asumiendo la protección de la biodiversidad como nuestra verdadera prioridad. Por la vida, por nuestro futuro, por sus hijos, y por nuestro país.

*Tatiana García Osorio es estudiante de Ciencia Política y Gobierno de la Universidad del Norte. Miembro del grupo estudiantil Uninorte Incluyente y del grupo estudiantil Juventudes Críticas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *