Categories
#Opinión #VocesCiudadanas

El reto de ser profesor en tiempos de pandemia

Por: Nathaly Daza Morales*

Debido a la aparición del Covid-19, en Colombia, el Ministerio de Educación Nacional propuso adaptar la presencialidad utilizando como mediación las Tecnologías de la Información y la Comunicación, esto como una apuesta para seguir con los procesos de formación de los estudiantes, en todos los niveles educativos. De esa decisión, la pregunta que surge es ¿Estaba el sistema preparado para asumir un enfoque de este tipo? Analicemos el panorama:

En relación a la Educación pública, Colombia Aprende dispuso un banco de recursos educativos digitales de primero a once, en un intento por facilitar la tarea del profesor. Sin embargo, considerando que en un aula de clase hay ritmos de aprendizaje distintos, no en todos los casos esos recursos respondían a las necesidades del alumnado, por lo tanto, la planeación de las experiencias sigue siendo un trabajo individual de cada docente, que demanda varias horas teniendo en cuenta que cada aula se compone por más de 30 estudiantes.

Así mismo, la ejecución de las actividades académicas en un contexto virtual supone, no solo la apropiación de las Competencias Tecnológicas, sino la capacidad para dinamizar la experiencia de aprendizaje en el desarrollo de las clases. ¿Cómo lograr que comprendan los contenidos? ¿De qué forma se evalúa la apropiación de las temáticas? ¿Qué estrategias emplear para la motivación? ¿Qué se hace con los niños de preescolar?

Todo esto es un conflicto constante para el maestro que labora en la educación pública, sobre todo para aquellos que ejercen en zonas rurales, donde el internet no llega, los computadores son inalcanzables y las alternativas del gobierno para estas poblaciones han sido poco eficientes. En estos casos el docente debe diseñar guías para todos, con un lenguaje sencillo para la comprensión del padre de familia quien asume el papel de profesor.

Luego, revisar hasta 100 guías de trabajo semanales, al tiempo que, intenta responder a las inquietudes de los acudientes sobre las actividades planeadas. Vale la pena incluir aquí, los docentes nombrados con avanzadas edades, quienes han tenido que familiarizarse a la fuerza a con las herramientas tecnológicas, generando en ellos un cansancio extremo y estrés que ha costado la vida de algunos como lo reportó el periódico el heraldo de Barranquilla.

Por otro lado, el educador de la educación privada, parece “tenerla más fácil” al contar con plataformas de calidad, material educativo suministrado por el colegio y estudiantes con acceso permanente a internet. No obstante, la realidad es que deben cumplir con su jornada académica de manera virtual como si estuviera en el aula de clase, y dado que los padres de familia se esmeran por cancelar las altas sumas de dinero en pensiones, eso obliga a la escuela privada a garantizar el aprendizaje del estudiante, por lo que el seguimiento de superiores en vez de flexibilizarse, ha aumentado su rigurosidad, demandando casi que todo el día del profesor en función de su trabajo. Añadido a eso, la preocupación por el retiro masivo de estudiantes, el recorte de salario de las instituciones en su intento por no desistir de los servicios del profesor, e igualmente, las quejas de los padres de familia por la dificultad del material diseñado para sus hijos. Allí, el docente debe ser asertivo en lo que debe comunicar al padre de familia, siendo capaz de resolver el conflicto y evitando a toda cosa, herir susceptibilidades con cualquier palabra o frase, que puede ser usada luego en su contra.

Hasta aquí, es evidente que, aunque el sistema no está preparado, ni brinda al 100% las herramientas para una educación en calidad remota, el ejercicio de la educación ha sido asumido por el maestro tan en serio, que ha buscado las formas de hacer llegar el conocimiento al estudiante sin importar dónde o cómo se encuentre. Por ello, el profesor merece todas las flores, halagos y reconocimientos, porque ha demostrado como el médico… ¡Que es un héroe!

*Nathaly Daza Morales es estudiante de Maestría en Educación con énfasis en medios aplicados a la Educación de la Universidad del Norte. Licenciada en Pedagogía Infantil e Investigadora del grupo de Informática educativa de la Universidad del Norte.

Fuentes:

https://www.elheraldo.co/atlantico/decretan-dos-dias-de-luto-por-muerte-de-12-profesores-en-el-atlantico-735942

https://www.mineducacion.gov.co/1759/articles-394577_recurso_3.pdf

https://www.elheraldo.co/educacion/docentes-luchan-para-educar-en-medio-de-la-pandemia-726277

http://www.colombiaaprende.edu.co/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *