Categories
#Opinión #VocesCiudadanas All

Más allá del eufemismo

Por: Pablo Andrés Hernández Castilla*

En medio de un año inusual, donde enfrentamos una pandemia que ha dado grandes coletazos en lo social, encontramos sucesos sistemáticos que parecían cosa del pasado, que para los jóvenes de esta generación no era algo común: las masacres. Esta nueva oleada de violencia que se presenta en algunas zonas del país, ha revivido el debate de si regresamos a la época oscura de tortura y miedo, cuando grupos al margen de la ley se tomaban pueblos y masacraban sin piedad a cientos de personas.

Lo cierto es que hay evidencia que demuestra que este 2020 no solo ha sido tortuoso en lo social y/o salud pública sino también en la seguridad. La pandemia no ha sido impedimento para que las acciones violentas sigan cobrando vidas de cientos de colombianos. En lo que va corrido del 2020 en Colombia se han registrado 36 masacres en diferentes regiones del país.

En algunas de esas zonas hay presencia de cultivos ilícitos y minería ilegal, determinantes en esta creciente oleada de violencia. Los asesinatos masivos que se han registrado este año están asociados a estructuras de grupos al margen de la ley, sobre todo paramilitares, ELN, grupos residuales de las FARC y organizaciones ilegales. 

Respuesta institucional.

La respuesta de algunos funcionarios del gobierno ante esta oleada de violencia es la del negacionismo, donde se ha desestimado la importancia de lo que sucede. La intención del gobierno es reducir este debate a una discusión semántica, si son masacres u homicidios colectivos.

Ante esta diferencia semántica, la ONU define que una masacre es la muerte en indefensión de tres personas o más por parte de un actor armado. Por otro lado, diversos estudios, jurisprudencia nacional e internacional concuerdan que tanto masacres como homicidios colectivos tienen que ver con una sistematicidad, modo, tiempo, lugar y perpetuado por un actor armado.

Esta reacción del gobierno nacional conlleva a realizar un diagnóstico inadecuado del problema lo cual se vería reflejado en la implementación de la política. Además, porque banaliza este tipo de crímenes, le resta importancia y desconoce que se trata de un fenómeno criminal induciendo que es un tema secundario y aislado. Pero además, esto es una muestra de un Estado que elude su responsabilidad y que no es empático con las víctimas. El presidente Duque ha puesto el retrovisor en el tema de las masacres, culpando al gobierno anterior.

Pero el debate de si es masacre u homicidio colectivo va más allá, esto exhibe el poder criminal y la ausencia del Estado en el territorio. Diferentes ONG han alertado al gobierno nacional de la creciente manifestación de violencia en algunas zonas del país. Además, la oficina de DD.HH. de la ONU expresó su preocupación por este tema, llamando la atención del gobierno nacional por la seguridad en algunas zonas del país.

Recientes informes de distintos expertos y organizaciones sobre seguridad determinan que hay un deterioro en la política de seguridad del gobierno del presidente Iván Duque. Evidencia de eso es que las disidencias de la extinta guerrilla de las FARC pasaron de operar en 56 municipios en 2018 a 101 en 2020. Además, la guerrilla del ELN pasó de 99 municipios a poco más de 140, lo cual genera una sensación de indefensión en los territorios. 

Son muchos los elementos de contexto que infieren en estas dinámicas de violencia: permanencia de actores armados, presencia de cultivos ilícitos y minería ilegal. El presidente Iván Duque que se eligió con la bandera de la seguridad, como una especie de regresar a la seguridad democrática, tiene la tarea de atender la circunstancias de manera adecuada, sin eufemismos, dándole el trato correspondiente. El panorama muestra que realmente hay un deterioro en la política de seguridad, retomar el rumbo de ella conlleva conducirla hacía la implementación del acuerdo de paz, no reducir la intervención estatal a la presencia militar y llevar inversión social en los territorios.

*Pablo Hernández es estudiante de Ciencia Política. Sus temas de interés son las políticas públicas, la administración pública y los temas de actualidad nacional.

Twitter: @Pablohdz94, Facebook.com/PabloAndresHernández, Instagram: @Pablohernandez790

**Foto tomada de EFE

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *