Categories
#Opinión #VocesCiudadanas All

Mi cuerpo, ¿a quién le importa?

Por: María Angélica Pombo Acuña*

Cada vez que estoy frente a una pantalla veo un anuncio de alguna marca con la narrativa del producto que me quieren vender y su breve discurso del amor propio. La narrativa la tomaremos como lo descriptivo del producto y su funcionalidad, y el discurso como la idea de este y lo que se desarrolla alrededor de la relevancia de su uso en la vida de las mujeres.

Entonces, así pasan los días, una marca diferente, un producto diferente y un discurso que cambia su forma según lo que te quieren ofrecer pero que de fondo es el mismo. Esos discursos son discursos vacíos y capitalistas. Lo digo y lo sostengo con firmeza porque así lo veo cada vez que abro una red social, que veo televisión y cualquier tipo de publicidad de una marca que posiblemente pertenece a un grupo de alguna empresa internacional.

Desde hace tres años soy consciente de cómo nos han tratado de vender la idea del “amor propio” y de cómo es importante tenerlo para poder querernos y luchar las batallas con nuestro físico. Es aquí cuando analizo eso que me quieren vender y cómo lo están haciendo, y veo modelos con cuerpes extremadamente normados y junto a esto un séquito de influenciadores que promueven esa idea del amor propio bajo unos parámetros de belleza insostenible, capitalistas y clasistas. Porque, les recuerdo, lo que nos quieren vender no es el discurso, es el producto a través de ese discurso violento, muchas veces disfrazado de manera pasiva.

Entonces, ¿dónde quedan les cuerpes disidentes, les cuerpes racializades?, ¿qué es lo que consideramos “belleza”?, ¿por qué seguimos venerando a una cultura de la belleza y no al cuidado? Y aquí hablo del cuidado porque sea lo que sea que signifique “cuidado” para cada quien, eso es lo relevante cuando hablamos de “amor propio”. Una vez leí que el amor propio existe pero no es tu culpa no tenerlo, y así lo veo hoy en día, y así creo que es necesario abordarlo.

Escribo esto cansada de ver publicidad que sigue mostrando mujeres delgadas, altas, blancas, con tonos y formas de cabello estandarizados, con flores y sonrisas postizas bajo unos parámetros con los que no me siento identificada, que sé que no estoy obligada a cumplir pero claro, si no los cumplo cae un peso social sobre mí que se ve reflejado en ciertos ámbitos, por ejemplo, el laboral, en el que en algunos casos nos indican normas de presentación personal que llegan a ser sexistas, como el usar falda si eres mujer, y pantalón si eres hombre.

También menciono el término “cuidado” porque normalmente cuando no obedecemos a esos estándares los comentarios que nos pueden llegar son: ay, es que tú no te cuidas entonces por eso estás gorda, no vas a la peluquería, te falta quererte más, cuidarte más. Estos comentarios se hacen desde la percepción que una persona puede tener sobre otra. ¿Quiénes son las otras personas para decir que mi salud, mi belleza y mi auto-cuidado están ligados?

Creer que existe una relación directa entre esos tres términos y que podemos notar en frases como: verse bien es sentirse bien, es gracias a lo que nos muestran los comerciales justificados y legitimados por el capitalismo. Muchas veces no nos damos cuenta cómo durante años nos hemos visto sumergidas en cumplir roles y estereotipos de belleza extremadamente dañinos para nuestra salud física y mental.

Para mí, auto-cuidado puede significar muchas cosas, pero debo tener en cuenta que no es lo mismo para todas las mujeres, ni para todas las personas en general. Me duele escribir esto y ponerle una estructura a algo que consumimos, que se sigue produciendo todos los días y que llega a audiencias en todo el mundo, sin embargo, creo que es un paso más para deconstruir esos ideales, esas formas exactas de caracterización y jerarquización de la belleza y el cuidado.

*María Angélica Pombo Acuña es estudiante de Derecho de la Universidad del Norte. Editora de la Revista Actualidad Jurídica (Universidad del Norte).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *